A él no le importó su aspecto debido a una rara enfermedad y le propuso matrimonio con una bonita sesión

0
117

El mundo se va convirtiendo cada vez más exigente en cuanto a apariencia física. Por ejemplo, ahora los artistas son más que talento, belleza. Además, muchas mujeres y hombres exigen más, una buena apariencia que bonitas cualidades. Sin embargo, todavía quedan personas sinceras que solo les importa las cualidades del corazón. Asimismo, no se fijan en el físico sino en la personalidad de su semejante.

La experiencia sincero lleno de amor en su corazón

Es bueno saber que aún hay personas en el mundo que valoran más los sentimientos, valores y pensamientos. De lo contrario, dejan a último plano detallar una cara bonita o un cuerpo esbelto. Este tipo de personas en cierto sentido logran ser más felices ya que buscan satisfacer primero las necesidades primarias. Más que todo esto sucede cuando buscan a alguien para pasar el resto de sus días con ella. Estas personas son razonables porque piensan que tarde o temprano el físico no importará.

Edmilson Alcantara es como estas personas que valoran más lo del interior que lo del exterior. Además, es una buena historia corta de amor de él y su prometida Karine de Souza. Así pues, a él no le importó la apariencia de la muchacha ya que el amor que siente es inconmensurable. Esta joven padece xeroderma pigmentosum, es una enfermedad cutánea que es imposible curarse. Este padecimiento causa una extrema sensibilidad en la piel a los rayos del sol. Además, en su piel se nota una despigmentación severa y lesiones muy sobresalientes.

Karine tiene una luz increíble

Aunque cualquiera que padezca esta enfermedad se puede venir abajo emocionalmente hablando. Pero en el caso de Karine, ella presentaba en su sonrisa una actitud positiva y hasta en sus palabras. En todo caso, esta pareja es un ejemplo para todas aquellas que quieren triunfar en su noviazgo.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here