Esta es la historia de un buen hombre de tres hijos y un cuarto en camino que recibió una gran sorpresa en su ardua labor por mantener a su familia ¿Qué fue lo que sucedió? El empleado de camarero se llevaría la más agradable sorpresa de su vida un día en el trabajo.

La sorpresa de su vida en una propina

El Señor David trabaja en la bodega House of Oliver en Roseville, California. Una noche, el restaurante estaba lleno todo lo que daba su capacidad. Ya había tenido un día muy agotador en su trabajo del día. Aunque estaba agotado, hizo un esfuerzo y se puso a trabajar con su mejor ánimo.

David trabajó lo mejor que pudo con el cansancio que llevaba. Quería impresionar a las mesas de la mejor manera. Un grupo de jóvenes se reunió en el patio y comenzaron a pedir casi todo lo que estaba en el menú. La factura era de unos 190 dólares cuando terminaron de hacer el pedido. David ya estaba cansado, pero ahora tenía un gran pedido en sus manos.

La sorpresa en la propina de esa noche

Al bajar la mirada y ver la factura de vuelta del cliente más tarde, notó algo muy inusual. Le habían dado una propina de $190, la misma cantidad que costaba la comida. David se quedó sorprendidísimo cuando lo vio. Rara vez los camareros reciben propinas adecuadas, así que fue una grata sorpresa. Stephen Barr, el responsable de la generosa propina, dice que estaba más que feliz de darle a David la propina. Stephen ice: ¿Por qué no alegrar el día de otra persona si tienes los medios para hacerlo?

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: