El miedo cerval que amarga la vida al rey Juan Carlos y que no se atreve a confesar en familia

"La nefasta operación de hace años y la artrosis, lo han dejado prácticamente inmovilizado y con grandes dolores"

0
554

Lo cuenta la siempre ‘discreta’ Pilar Eyre en su ‘blog de Lecturas’ este martes 5 de junio de 2018. Y el protagonista de su nueva revelación no es otro más que el rey emérito don Juan Carlos, quien según parece vive atenazado por una angustia indecible y que al parecer pocos conocen en su entorno más próximo. (El día en que don Juan Carlos le quitó los pantalones al bocazas de Jaime Peñafiel).

Y es que tiene presente a su madre cada vez más, no solo por haberla perdido repentinamente a causa de un ataque cardíaco en la Residencia Real de La Mareta, en Teguise, en la isla canaria de Lanzarote adonde había acudido toda la Familia Real para pasar unos días de descanso en Año Nuevo de 2000, sino por cómo pasó sus últimos días. (Los secretos más inconfesables de don Juan Carlos y doña Sofía que quizá desconocías).

Así, según la periodista, “en la Villa y Corte (en qué calle, demandaría Jorge Javier Vázquez) solo se habla de la silla de ruedas de don Juan Carlos”

“No es por la intervención de rodilla… Tiene la cadera destrozada por un accidente de esquí, y la nefasta operación de hace años y la artrosis, mal de familia, lo han dejado prácticamente inmovilizado y con grandes dolores.

Ha luchado como un jabato rehabilitándose sobre una camilla, pero al final se ha resignado y ha decidido hacer obras en su lado de Zarzuela para adaptarla a la silla”.

Pregunto cómo está de ánimo, “regular, ya se ve como su madre, que pasó sus últimos años dependiendo de los demás y sin levantarse del MimiMovil, como los nietos llamaban a la silla de ruedas con motor en la que se desplazaba”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

uno × cuatro =