Los ancianos llevan muchas calamidades en sus últimos años, una vez que pierden sus fuerzas y su familia entran depresión. No es de extrañar esa situación, los hijos han crecidos y se han marchado de casa y los familiares contemporáneos están muriendo. Entonces ¿Cómo se puede continuar la vida con tanto dolor?

Dolorosa situación

Esta mujer, llamada Shirley Lann de 84 años de edad, pasó por una terrible situación. Primero perdió a su esposo en el 2011, sin embargo no estaba sola. Había quedado en su casa un amigo muy fiel, su mascota, un perro llamado Kinsey. Pero esa compañía no duró mucho tiempo, porque a los meses Kinsey fallece.

De modo que ahora Shirley había caído en depresión, sus dos mejores amigos se habían ido de este mundo. Y su mascota, era el consuelo para afrontar la soledad, ¿Cómo podría ahora curar esas heridas? En el video se observa como de nuevo ella vuelve a recuperar fuerzas y verle sentido de nuevo a la vida.

Una nueva amiga en casa

Los estudios realizados dicen que los perros son una excelente compañía y un gran estímulo para las personas mayores. Los ayuda a cambiar sus emociones para bien, y Shirley no fue la excepción. Su hija se apareció un día cualquiera a su casa, y al abrir la puerta, llevaba un regalo en sus manos. La anciana se dio cuenta que había llegado una nueva amiga, y no era su hija. Era una perrita que la cautivó con su primera impresión.

Ella se echa a llorar de felicidad, su corazón de nuevo ha vuelto a sanar. Por lo tanto, es una mala expresión decir que los perros son “el mejor amigo del hombre”. Más bien es bueno decir que “los perros son los mejores amigos de todo el mundo”.

¿Qué te ha parecido el vídeo? ¡Comparte si te ha gustado!

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: