Los gatos domésticos son un miembro más de la familia. Por eso, son bien cuidados, son llevados al médico y le colocan nombres propios. Sin embargo, este minino goza de una fama no muy buena, y es que a los gatos no les gusta bañarse. Algo en que las familias tienen que acostumbrarse.

Los gatos no se bañan ¿Verdadero o falso?

Esta situación se confirma por la reacción que ellos toman cuando están cerca del agua. Incluso, cuando un dueño quiere impedir o prohibirle algo a su gato, lo amenaza con un tobo de agua. Inmediatamente ellos huyen de la escena y brillan por su ausencia. No obstante, la realidad es que ellos son muy aseados, y su baño personal lo hacen con su lengua. Se la pasan por el cuerpo y se van quitando toda la mugre que ha absorbido su piel.

Además, por su “pelaje” no es bueno bañarlos con tanta frecuencia. Su buen pelaje refleja que tiene buena salud. El bañarlos constantemente, tendría como consecuencia que su pelaje caiga fácilmente. Es decir, esto le sirve como una capa protectora para su buena salud. Por lo tanto, es recomendable bañarlos pero no con frecuencia. Una vez por cada dos meses es lo indicado con agua tibia.

Un gato diferente a los demás

En la grabación se observa como este amigo, disfruta de su baño. Y aunque tiene la oportunidad de huir corriendo, no lo hace. Esto es por razón en que este pequeño si le gusta bañarse, lo cual lo diferencia de los demás. Luego se ve que su dueña lo quiere dejar muy aseado, puesto que le coloca champú en su cuerpo.

Esta grabación pone en tela de juicio si realmente los gatos les gustan o no bañarse. Algunos concluyen que depende de la crianza, mientras que otro dicen que su instinto natural indica que no.

A continuación mira lo limpio que es este minino observando el video

¿Qué te ha parecido el vídeo? ¡Comparte si te ha gustado!

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: