Incredulidad absoluta por la “urgencia” que ha tenido que atender un médico de Sevilla

"¿¿Esto no es cierto, no??", se preguntan en redes.

0
1411

Miguel Díaz es residente de medicina de familia en un pueblo de Sevilla y este martes vivió una situación muy extraña en la consulta. El médico compartió la anécdota en Twitter, donde la gente no da crédito a lo que relata.

“Están las urgencias emergentes, las urgencias urgentes y después están las cosas raras como la que me pasó ayer”, ha contado Miguel a El HuffPost. Por ponerse en situación: una niña de 9 años y una madre preocupada porque se ha chupado la mano en el parque.

“La madre”, explica el médico, “vino preocupada porque claro, manos sucias, parque, juegos y se había chupado la mano… Yo no sé que le habrían dicho pero acudió a urgencias medio alarmada por la situación”.

Miguel asegura que él, como los que han leido su tuit, no daba crédito al principio: “Yo reaccione pues entre incredulidad y un no me lo puedo creer de manual porque claro de toda la vida de pequeños nos hemos comido la tierra a kilos y hemos jugado a de todo en parques con el miedo a “las jeringas” y seguimos vivos”.

La madre se defendió diciendo que “podía haber venenos que podía haber polen que le podía dar alergia a algo”.

El médico señala que estos casos no son tan frecuentes como “el mal uso de las urgencias”, pero pone sobre la mesa otro ejemplo que muestra “los casos asombrosos con los que se puede uno encontrar en un servicio de urgencias no hospitalarias”: “3:30 de la madrugada, niña de 17 años que se tomó 2 bolsas de té a las 22:00 para estudiar y que no se puede dormir. La madre está preocupada porque tiene palpitaciones, no se le vaya a parar el corazón”.

Casi todas las respuestas al tuit en el que Miguel contaba la historia son parecidas a la cara que se te ha quedado al leer este último caso, pero también hay algunos que se han lanzado a compartir otras anécdotas memorables:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

once + catorce =