¿Quién no tiene una amiga o amigo que se queja por todo?, que si el trabajo, que si hay calor, entre otras cosas. A todo le buscan el lado malo y por todo pelean. Aunque hay personas que solo lo hacen para criticar. Hay otras que siempre están diciendo cosas negativas. Estar tanto tiempo en contacto con alguien así hará que nosotros pensemos igual o peor que ellas.

¿Qué hacer?

Tomemos distancia, pues si le prestamos atención hará que un día normal, sea horrible. Con amor y mucho tacto debes establecer límites, pues si no lo haces, con su forma de actuar podrían hacerte daño

Aconsejarles que le busquen solución, en vez de lamentarse. Para que la mala vibra no entre en tu cuerpo es bueno inhalar profundo y exhalar, para que deseches todo ese sentimiento toxico.

Hazle ver que el problema es de ella, no tuyo, si no busca solución siempre estará decaída y vera el mundo como si no tuviera solución. No intentes convencerla de que todo está mal o de que son muy exageradas.

Quejarte y amargarte la vida es un hábito dañino

Afecta tus relaciones personales, tu autoestima, y tu bienestar. En cambio, lograr ser un crítico saludable te ayuda a superarte a ti mismo y ayudas a que los demás también mejoren.

Dirigir tu atención a otra cosa, evita que se desencadene el estrés, el miedo o la ansiedad que afecta tu bienestar. Unos minutos de meditación al día entrena tu capacidad para no reaccionar tan bruscamente frente a las situaciones de la vida.

Trata de acercarte a personas que te ayuden y animen, que te hagan ver las cosas positivas, pues son ellas las que obtienen cosas y la vida.

 

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: