Aparentemente vivimos en la edad de oro, en donde existe el conocimiento “mágico” de que la música es la respuesta y solución aparente a las lágrimas de los bebés.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: