¿Sabes que llevas sentándote en el váter mal toda la vida? Así es como se hace

0
30

Uno de los inventos más aclamados es la patente del váter. Sí, muchos disfrutamos de las comodidades de evacuar en un baño con las condiciones necesarias. Sin embargo, el váter tal como se le conoce, ha perjudicado al hombre en ciertos aspectos.

Un diseño inadecuado

La forma en la que está estructurado el váter ha causado problemas a la salud del hombre. Los problemas del aparato intestinal se deben, en cierta parte, a la forma de su diseño. Sentarse a evacuar en una posición de 90º no ayuda a la expulsión correcta de las heces. Por lo tanto, esto puede condicionar al estreñimiento.

Muchos pasan largos ratos en el baño, “relajándose”. Sin embargo, desconocen que a la salud del intestino esta posición no le conviene para nada. Esto es así, porque las asas del intestino se comprimen y pueden bloquear la defecación  adecuada.

Una posición correcta

Según la anatomía del cuerpo humano, la mejor posición para evacuar son las cuclillas. De esta manera, el cuerpo forma un ángulo de 35º, mucho más sano para la salud del intestino. Esto es cierto, pues de esta manera la expulsión de heces es más natural, sin necesidad de esfuerzos.

Para conseguir esta posición, sin tener que cambiar el váter, se puede utilizar un taburete. Con los pies sobre este taburete, el tránsito intestinal será mucho más adecuado.

Por otro lado, si se quiere hacer un cambio radical, se puede cambiar la estructura del baño. Esto se puede lograr cuando se cambie por un váter antiguo. Sin embargo, esto puede traer los problemas de malos olores en las habitaciones. Por eso, muchos han tomado la decisión de usar la recomendación del taburete.

Adoptar la posición de cuclillas para evacuar está recomendado ampliamente por los médicos. De hecho, Henry Bockus gastroenterólogo famoso asegura que hacerlo de esta manera la capacidad evacuatoria es mucho más efectiva.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

doce − cinco =