La versatilidad del hombre y su individualidad es algo que resulta interesante. La pasión de una persona nada tiene que ver con la de otra. Esta historia demuestra claramente este hecho; seguro la reacción de quienes lo lean será sorprendente también.

Una afición muy interesante pero poco común

Los hobbies de cada persona son una marca diferencial; Ra Paulette deja claro este hecho. Este hombre decidió sumergirse en una cueva localizada en Nuevo México, en territorio estadounidense. Lo más sorprendente es la cantidad de tiempo que estuvo allí, 25 años.

Junto a su perro, Ra decidió confinarse en la cueva, para desempeñar su mayor pasión, lo artístico. Pero solo después de veinticinco años tomó la opción de mostrar su arte al mundo. ¿Qué hizo Paulette dentro de esa cueva todo ese tiempo?

Las cuevas de Ra Paulette

A través de la excavación de arena, Ra crea estructuras artísticas que son verdaderamente fascinantes. Tan solo al ingresar a la cueva, los espectadores se sumergen en un mundo de fantasía. Más de uno ha quedado sin palabras al ser partícipes de sus obras de arte.

En la cueva se puede ver enorme variedad de figuras, perfectamente diseñadas. Tanto que es imposible pensar que un solo hombre y sus manos pudieron lograr el efecto visual. Además de esta cueva, Ra se ha dedicado a trabajar otras doce, con miras a seguir por más.

Más de veinte mil reproducciones tienen el vídeo que muestra un recorrido de Ra a través de sus cuevas. Es de admirar la pasión y energía con las que Ra Paulette ha dado forma a estas cavernas.

Sin portar un título de ingeniería o arquitectura, Ra ha creado obras de arte que son maravillosas. Además, seguirá creando obras artísticas por el resto de su vida, pues es lo que más ama.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: