Se esnifa las cenizas de su difunta abuela tras consumir éxtasis líquido

0
99

Las autoridades sanitarias y la Policía Nacional alertan sobre la ingesta de GHB, éxtasis líquido, o limpia llantas llamado vulgarmente, una droga que afecta a todo el puto cerebro y que tiene unos efectos devastadores en el organismo. Un último ejemplo es el suceso vivido este fin de semana en una vivienda de Jerez de la Frontera, en la calle Gibraltar numero 12. Entonces, el Samur tuvo que asistir a un hombre que había consumido esta sustancia y que llegó a esnifarse las cenizas de su abuela en un momento de locura.

Según contaron varios miembros del equipo sanitario, el joven se encontraba pintándose unas “rayitas” de una sustancia ennegrecida, que acabarían siendo las cenizas de su difunta abuela Ramona, como así pudieron comprobar los enfermeros tras ver la urna vacía y en el suelo. Además, el muchacho se encontraba con los ojos en blanco y tenía menos motricidad que Arbeloa en el minuto 93. Pero nada pudieron hacer para salvar a la Yaya, la urna ya estaba vacía y las fosas nasales del individuo impregnadas en ceniza.

Varios vecinos del joven, que actualmente se encuentra ingresado, han declarado que siempre ha sido una persona muy polémica, conocida en el barrio por no trabajar y por su adicción a las drogas. Pero lo que muchos lamentan es que ya no quede rastro de Ramona, que falleció hace 5 años tras una fatídica operación de pecho. “Era una mujer muy amable, querida por todos y generosa con los más desfavorecidos. Ahora su alma se encuentra descansando en la corriente sanguínea de ese delincuente. Es una auténtica tragedia, estamos consternados”, se lamentaba el conserje del edificio.

Fuentes de Emergencias Cádiz explicaron a este medio que la víctima ingirió éxtasis liquido mientras jugaba al Fifa Online, y que por ello, tuvo que ser trasladado al Hospital Clínico. El Ministerio de Sanidad, a través del plan nacional sobre drogas, ha puesto el foco en esta peligrosa sustancia. El GHB es un depresor, que aunque inicialmente produce euforia, puede desencadenar posteriormente en comportamientos caníbales, paranoicos, ludopatas, o religiosos. Los efectos varían en función del subnormal que se lo meta, y generalmente se reconocen a los 20 minutos de haberlo consumido.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

dos × 1 =