Según la ciencia, es probable que las madres estrictas tengan hijos más exitosos

0
27

Padres estrictos y sobreprotectores son criticados por jóvenes adolescentes que desean libertad. De hecho, algunos se sienten limitados cuando sus padres ponen muchas reglas en casa. ¿Qué logra ser una madre estricta? Parece que mucho.

Las reglas son un beneficio para el hijo

Eso fue lo que arrojo un estudio realizado en 2010 sobre el comportamiento de jóvenes con padres estrictos. De acuerdo con el análisis, los estudiantes con madres demasiado estrictas eran más seguros. Esta seguridad se extendía al ámbito emocional y su autoestima.

Un adolescente con madre regañona tiene más probabilidades de alcanzar metas como un título universitario. Los investigadores aseguraron que el éxito en la vida podría depender de cuan fuerte era la disciplina de los padres. Entonces, todas las llamadas de atención y castigos tienen frutos en el éxito de una persona.

¿Qué pasa si somos estrictos en demasía?

Los jóvenes se sienten más impulsados a romper las reglas cuando un padre es en extremo protector. Por eso, terminan mintiendo con tal de saltarse un castigo. Sin embargo, esto no es más que una acción de inseguridad y llamada de auxilio.

Cuando la disciplina pasa a ser humillación es aún más peligroso. No solo afecta la autoestima del joven. Además, lo lleva a hacer cosas que en otro contexto no haría, por ejemplo, escapar de casa. Entonces, vemos que aunque ser estricto es buen, extralimitarse tampoco lo es.

Se recomienda a los padres mantener un equilibrio. Dar las reglas y hacerlas cumplir no supone un maltrato. Si se pone en práctica la disciplina adecuada, estaría criando un hijo  exitoso y saludable. La excelente relación que se tenga con el hijo aumenta la empatía y la intimidad con él. De manera que la confianza será más fuerte y se podrá ayudar al joven en cualquier problema que enfrente.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese:

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

cinco − 5 =