Aún cuando una persona crezca y se haga adulta, sus padres seguirán estando presentes en sus vidas. De hecho, es posible que aún en esta etapa de madurez, una madre pueda disciplinar a un hijo. Esto le pasó a un hombre en su treintena, acá se muestran los detalles de este vergonzoso episodio.

Un robo que jamás se olvidará

Ramón M, como se identificó a este hombre, tuvo el desacierto más grande de su vida y se hizo viral. Este hombre trató de robar a quienes viajaban en un autobús. Lejos estaba de imaginar que dentro del vehículo lo reconocerían.

Al entrar al autobús sacó su pistola y apuntó exigiendo la entrega del dinero. No obstante, una pasajera lo reconoció y este hombre se llevó el mayor susto de su vida. Era nada más y nada menos que su propia progenitora.

Frente al hecho delictivo de su hijo, esta madre tuvo la valentía de enfrentarlo. Enojada por este acto tan vil que perpetraba su hijo, se levantó y quitándose su zapatilla lo comenzó a golpear.

Una madre amante de la disciplina

Los pasajeros anonadados pudieron ser testigos de cómo esta madre se hacía cargo de disciplinar a su hijo. No solo redujo a este ladrón, sino que ella misma alertó a las autoridades sobre el delito que cometía. Además, animó a los presentes a denunciar el acto, para que no quedase impune.

Esta madre asegura que este hombre fue criado en un hogar con valores cristianos. Por lo tanto, eran injustificables sus actos. Por lo que necesitaba un escarmiento, para que no volviese a suceder tal acto.

Después de enfrentar a las autoridades, a Ramón se le trasladó a una prisión en México. En la red social de Twitter entonces comenzaron a rodar mensajes sobre este tema. Todos aludiendo al vergonzoso hecho de que este hombre fuese disciplinado por su madre a punta de chancleta. 

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: