La vida de un diabético tipo 1 es complicada, pues deben ser muy cuidadosos con sus niveles de azúcar en la sangre. Por ejemplo, algunos se enfrentan a descensos muy bruscos que ponen en peligro sus vidas. Esto le pasó a un hombre y su hijo de tres años fue su salvación.

Entre la vida y la muerte

Aunque parezca mentira, los niños son capaces de comprender cuando una situación se torna peligrosa. El hijo de Mark Jones dejó claro que así es, y enfrentó un duro momento con mucha valentía. Lenny es el nombre de este pequeño valiente.

Mark sufrió una hipoglicemia (baja de glucosa en su sangre), la peor de su vida. De hecho, mientras disfrutaba de un programa televisivo con su hijo perdió la conciencia. Algunos pensarían que su hijo de tres años soltaría el llanto mientras su papá podía morir. Sin embargo, algo sorprendente sucedió.

Un pequeño héroe

Cuando el pequeño observó el estado inconsciente de su padre, actuó con mucha decisión. Se dirigió al refrigerador y con una silla alcanzó un yogurt. En anteriores ocasiones, el niño había visto cómo reaccionaba su padre después de ingerir un alimento dulce. Entonces, el pequeño de tan solo 3 años se lo ofreció a su papá.

A medida que Mark recibía el yogurt comenzó a recuperarse. Entonces pudo tomar el medicamento necesario para estabilizar su glucosa. Minutos después la esposa de Jones regresó a casa y se encontró con la odisea heroica de su hijo.

Lo más sorprendente de todo es que estos padres aseguran nunca haber hablado de la enfermedad de Mark con Lenny. Esto demuestra no solo que los niños son intuitivos, sino que son capaces de mantenerse en calma ante situaciones adversas. Por eso, no hay que subestimar a los niños, por muy pequeños que sean. Pueden incluso salvar una vida.

COMPÁRTELO CON TUS AMIGOS:

Quizás te interese: